Mesa redonda “La Evolución de la Cuadrilla de Costaleros de la Stma. Virgen de los Dolores”

En la tarde noche de hoy, en una repleta Sala Sevilla de  la Casa de la Cultura “Juan Muñoz y Peralta” , ha tenido lugar la mesa redonda denominada “La Evolución de la Cuadrilla de Costaleros de la Stma. Virgen de los Dolores”. Esta mesa ha sido moderada por D. Antonio Sojo López, Teniente Hermano Mayor, y han participado D. Francisco García Saborido “Parrita”, D. Rafael Lobato, D. Paco Cano, D. Antonio Brenes Guisado y D. Antonio Gómez Romero, que han representado las etapas referentes a la cuadrilla profesional, la transición llevada a cabo por las cuadrillas de la Hdad. de la Esperanza y del Sto. Entierro, y por último la conformación de la primera cuadrilla de hermanos costaleros. Ha sido una mesa redonda muy ilustrativa que nos ha permitido conocer las vivencias y experiencia de aquellas personas que han tenido su paso por nuestra Hdad. De la época profesional D. Francisco García Saborido “Parrita”, nos exponía que forma parte de una zaga de capataces que han estado sacando los pasos de nuestra Hdad. desde la década de los 30 hasta 1980, rescatando un interesante documento como lo es un contrato firmado por Parrita (padre) y D. José Torres Cordero, en donde se incluía los emolumentos a percibir por estos profesionales, 2125 pesetas por costalero (40), 8200 pesetas para los capataces y 900 pesetas para los aguadores. Destacar los comienzos de los años 80, en donde las cuadrillas de la Hdad. de la Esperanza y del Sto. Entierro portaron a nuestros sagrados titulares, debido a la crítica situación económica en que se encontraba la institución. Por último destacar el nombramiento de D. Antonio Brenes Guisado y D. Antonio Gómez Romero, como capataces de la primera cuadrilla de hermanos costaleros, y que lo fueron durante 24 años, y que han contado numerosas vivencias. Por último el acto se ha cerrado teniendo un detalle con cada uno de los invitados, y además con los Hermanos Mayores de la Hdad. de la Esperanza y del Sto. Entierro, instituciones a quienes tanto tenemos que agradecerle ya que en una situación muy delicada,  contribuyeron a que la hermandad pudiera realizar estación de penitencia