“ILUSTRE, VENERABLE Y REAL HERMANDAD DE LA SANTA CARIDAD Y MISERICORDIA Y COFRADÍA DE NAZARENOS DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA MISERICORDÍA, MARÍA SANTÍSIMA DE LOS DOLORES Y MADRE DE DIOS DEL CARMEN”.

Respecto a los títulos que ostenta la Hermandad, tal y como la conocemos hoy, debemos de remontarnos al año de 1789, en donde se fijó definitivamente la intitulación de esta insigne institución, ya en los albores de la Edad Contemporánea.

Las primigenias reglas de la Hermandad datadas el 29 de junio del año de 1501,y que constaban de constaban de 27 artículos, aparecían con la intitulación de Cofradía de la Santa Caridad y Misericordia. Este título de Caridad y Misericordia, hay que encontrarlo en la proliferación a finales del s.XV y comienzos del s.XVI de la teoría del humanismo cristiano de Erasmo de Rotterdam (1466-1536), que aspiraba a difundir un nuevo compromiso con la dignidad humana, así como plantear una regeneración moral y social desde el “socorro público” de los más necesitados. Por ello esta corporación fue instituida con un fin básico: el de la asistencia, tanto espiritual como material, hacia personas necesitadas, sin ser miembros de ella. Si queremos buscar el germen de este sentimiento de ayuda hemos de dirigirnos al relato evangélico, lleno de pasajes ejemplificadores y alentadores hacia el amor a los semejantes. Entre las múltiples alocuciones que Jesucristo manifestó en este sentido, quizás la más elocuente y que encaja de lleno, la encontramos en la descripción del juicio final, al expresar: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui peregrino y me acogisteis; estuve desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis; preso y vinisteis a mí”. Es aquí, pues, donde se encuentra el origen de las obras de misericordia. Por tanto las distintas causas de la proliferación de estas cofradías de carácter caritativo y asistencial a finales de la Edad Media y comienzos de la Edad Moderna, habría que buscarlas en el citado espíritu de renovación cristiano, anteriormnete citado, y en la grave crisis económica, además de las terribles epidemias que intermitentemente asolaron a nuestra tierra.

titulos1
titulos2

En los años venideros se le añadirá la intitulación de Ilustre, ya que se caracterizó por ser una hermandad conformada por las élites locales (terratenientes), que dirigieron los designios de la institución. No todo el mundo tenía el privilegio de pertenecer a dicha corporación, ello estaba reservado a un grupo reducido que solía rondar entre los cincuenta y sesenta hermanos, que debían de sufragar no sólo los gastos que ocasionaba la cofradía sino también gran parte de los gastos de funcionamiento del Hospital de la Caridad. Por ello podemos observar en los libros de actas como era muy elevada la cuota anual que estos hermanos debían de pagar, por ejemplo en la segunda mitad del s. XVII era de tres ducados, un hacha y una arandela y de 350 reales para el que ostentara el cargo de Mayordomo. En el siglo XVII se agrega a su primitivo título el de Hermandad, figurando con el nombre de Ilustre Hermandad de la Santa Cristo de la Misericordia.

A finales del s. XVII (1664) y tras la llegada al Hospital de la Santa Caridad y Misericordia, de la orden religiosa del Venerable Bernardino de Obregón, se incorpora el segundo título de la Hermandad, Venerable, que hace referencia a la presencia de esta orden religiosa en las dependencias del Hospital, hasta la extinción de ésta, en el año de 1800. Siendo la orden religiosa que más tiempo ha estado regentando el Hospital de la Santa Caridad y Misericordia.

Y finalmente en el año de 1789, por concesión de Carlos IV, la Hermandad recibió su última titulación que fue la de Real, completándose así la denominación de dicha corporación. Con respecto a los Sagrados Titulares que han figurado en el título de la Hermandad, es de destacar que el Santo Cristo de la Misericordia siempre ha sido el Titular de la Hermnadad, quedando en un segundo plano la Virgen de Belén y la Virgen de los Dolores. En el año de 1800 se incorporó como Tiular de la Hermandad, Nuestra Señora de los Dolores, sustituyendo a la Virgen de Belén. Finalmente, en Cabildo Extraordinario, en Julio del año 2014, se incluyó la última modificación en el título de la Hermandad, que fue la incorporación de la Madre de Dios del Carmen, como consecuencia de la donación realizada por la Hermanas Dominicas del Convento de Nuestra Señora del Rosario, tras el abandono de éste.

Bibliografía:

“La Iglesia del Santo Cristo de Arahal. Historia y Arte”. Rafael Martín Martín.

“Archivo de la Hermandad de la Misericordia:

1.- Libro de Acuerdos desde 1677 hasta 1790.

2.- Libro de Acuerdos desde 1790 hasta 1875.

3.- Libro de Acuerdos desde 1875 hasta 1940.

4.- Libro de cabildos desde 1940 hasta 1996.”